Thursday, February 05, 2009



Shuffle


Frecuentemente me fugo por la fibra óptica y llego a lugares tan hermosos como aburridos, comunes. Caminar acompasado es el delirio de la felicidad, mirar a ninguna parte. Se siente extraño pero es lo que me gusta hacer: sonreír y saludar, un par de besos y nada cambiará.

Pero de repente el lente se torna gris, igual de luminoso, pero gris. Y camino esta vereda solo, sin ningún acompañamiento, totalmente solo y con mucho frío. Un completo estado de neutralidad, sirviendo al camino nada más, disfrutando el estar sin la necesidad de ello. Profundo y más profundo hasta entrar en la oscuridad, sin que me importe mucho, disfrutando mi soledad, durmiendo mi soledad, tarareando mi soledad.
De repente llegas, y llego, a una auto obsesión, viéndote al espejo y descarapelando toda tu carita tierna y suave, viendo como escupes pedazos de tu enfermedad, tratando de recuperar viejos recuerdos de la niñez para paliar un poquito el dolor. Siguiendo ninguna voz, azotándote porque apenas una nube acaba de pasar.

Sólo eres un aroma, un susurro en mi mente, y disfruto que así como llegas te vas. Así nomás, sin decir adiós, acercándote a mis labios y susurrando una palabrita que ni siquiera logro comprender. Completamente verde, enteramente dulce. Aprietas mis brazos, muerdes mis miedos, recorres la cortina, demostrando que detrás de las hojas se encuentra un limón para morder.

Leves piqueteos sientes en la sien y poco a poco el dolor comienza a dispersarse. Preguntas por el clima y por el lugar, nada normal y todo en su sitio, divirtiéndote un poco y continuando la vieja línea trazada. Desde el margen.

No comments: