Wednesday, April 18, 2012

http://www.youtube.com/watch?v=rdGrGd3MKII


Tocar base
Personas que entran y salen en tu vida, paranoia de quedar sepultado entre los escombros, dinero que escasea, igual que la amabilidad y tacto por parte de la gente. Muchas cosas suceden día con día que hacen que cambiemos de parecer, sucesos que nos obligan a girar la dirección.
De pronto, todo se vuelve rápido; las cosas suceden a un ritmo vertiginoso, se convierten en un torbellino, o mejor dicho en una tormenta de arena verde: de repente estás platicando con alguien siempre, y conversas con 30 o 40 personas en un día y convives con la mitad, y en los trayectos suceden cosas. Piensas cosas; haces, dejas de hacer. Vuelves al ciclo y la velocidad en una línea que no tiene final. Pero lo tiene.
Entonces debes tocar base. Concéntrate Akira. Esa imagen –pese a que no me gusta la película-, de Inception, en donde tienes un objeto que te regresa a la cordura más que a la realidad. Algo así hablaba Don Juan en el libro de Castaneda: la dirección de los sueños, la conciencia sobre ellos. Uno toca base con muchas cosas.
Uno toca base sentándose fumando un cigarrillo, otros cierran los ojos e imaginan sonidos, otros dibujan paisajes, otros se pierden en un concierto, desvanecen en la música, se abstraen. Leen un libro, sueñan en letras y frases. Bailan toda la noche mirándola a los ojos, con la cortina a la mitad. Luz roja, muy roja, morada, sangre, rostro frío.
Uno canta bajo la ducha, sueña con deslizarse sobre el aceite, pide la cuenta, recibe una mala cara, uno va al banco y vuelve al médico, escucha cosas por ahí que van a ocurrir pero ya están ocurriendo, tiene miedo. Saca las uñas, habla en un idioma que no comprende, nadie entienda. Se pierde.
Y a veces uno tiene que tocar base. Respirar y tocar base, –focus-. Sentir ese pedazo del día nuestro, pensar lo mismo, al mismo tiempo. En este momento, en otro lugar.
Y es bueno saber que uno cuenta con esos 40 propios extraños que hacen el día, mis amigos Godinez de la Anzures, jajajaja, la peña de Campiña, y los bizarros ex post escuela, y los de infancia. Las lumbreras y entelequias más lúcidas de los lugares en que trabajo y convivo, son mi base. Y siempre recurro a ellos, como quien toca base y escucha un disco, ríe un poco, mantiene viva la spark. Tatuaje de cholo, bitches!  


Muestralo a tus amiguitos en !!!|

No comments: